Ventajas e inconvenientes de la hipoteca mixta

¿Por qué el banco te quiere vender una hipoteca mixta?
Si nos encontramos en busca de financiación para comprar una vivienda, es probable que el banco nos aconseje o recomiende una hipoteca a tipo mixto. Este tipo de préstamos hipotecarios han florecido rápidamente en la cartera de ofertas de cada entidad a lo largo del último año. Pero ¿por qué? ¿Qué interés tiene el banco en vendernos este tipo de hipotecas? ¿Qué ventajas tienen para el consumidor? El comparador HelpMyCash.com nos explica a quién interesan este tipo de hipotecas.
Las hipotecas mixtas benefician al banco no al cliente
Los préstamos hipotecarios a tipo mixto, según están planteados por los bancos españoles, son un producto que en poco beneficia a los consumidores, más bien son un colchón para la banca en un periodo de tipos bajos.
Como si de una “cláusula suelo” se tratase, las hipotecas mixtas impiden disfrutar a los hipotecados de un euríbor actual en negativo. El 99 % de estas hipotecas incluyen un periodo fijo durante los primeros años (entre 3 y 15 años). Este interés suele rondar el 2 %.
Después de una década a tipo fijo, estas hipotecas mudan a un interés variable, con un diferencial medio del  1,25 %. Evidentemente, no podemos adivinar el valor de cotización del euríbor dentro de unos años, pero si aplicamos la lógica y seguimos la tendencia cíclica del mercado financiero, es probable que para entonces el índice cotice en valores más altos que los actuales.
De esta forma, el consumidor nunca se beneficia de su hipoteca, ya que paga un interés fijo del 2 % cuando podría estar pagando un interés variable de euríbor + 0,99 %. Y cuando el interés pase a ser variable (por ejemplo a euríbor + 1,25 %) el euríbor, probablemente, no estará en negativo sino más alto. Solo con que cotizara al 2 %, significaría afrontar un interés superior al 3 %.
¿A qué perfil puede interesarle una hipoteca mixta?
Las hipotecas fijas son el producto financiero elegido por las personas de cariz conservador y con una mayor aversión al riesgo. También, tienen más éxito entre clientes con un mayor poder adquisitivo, debido a que suelen tener cuotas más altas.
Las hipotecas variables son la opción preferida por aquellas personas que quieren empezar pagando menos por su hipoteca y no tienen inconveniente en exponerse a una posible subida del índice de referencia.
Sin embargo, una mixta ¿a quién puede atraer? Alguien con aversión al riesgo no firmaría este tipo de préstamo hipotecario, porque no puede controlar la cotización del euríbor dentro de 10 años. Y alguien que quiera comenzar pagando menos, aprovechando el euríbor en negativo, tampoco firmaría estas hipotecas.
Esta opción puede ser elegida por personas que prefieren un tipo fijo, pero que no pueden permitirse una hipoteca fija, debido a que tienen cuotas más elevadas al disponer de menos plazos. Estas hipotecas mixtas tienen más plazo y le garantizarían, como mínimo, un periodo de tiempo con una cuota inmóvil. Además puede que cuando acabe el plazo fijo, el nivel económico de la familia haya ascendido y puedan afrontar con más garantías el tipo variable.
También, pueden ser la opción escogida por aquellas personas que consideran que la economía se recuperará antes de lo previsto, y los tipos de interés subirán a corto plazo, de modo que una hipoteca mixta puede ser un salvoconducto para protegerse de un euríbor ascendente.


Las hipotecas con menor vinculación

Las hipotecas con menor vinculación del año

Hoy en día, los productos vinculados son un filón de beneficios para la banca que compensan un escenario de tipos bajos. Las entidades comercializan hipotecas con intereses muy atractivos a cambio de la contratación de seguros y domiciliaciones. Sin embargo, la vinculación tiene un coste y en exceso puede salir cara, por lo que lo más recomendable es firmar hipotecas con menor vinculación. El comparador financiero HelpMyCash.com nos muestra las hipotecas con menor vinculación del mercado.
Hipotecas sin vinculación
En realidad cualquier hipoteca puede contratarse sin vinculación, pero con unos intereses más elevados. Conseguir una hipoteca con un interés bajo y que no esté condicionado a la vinculación es complicado, pero no imposible. Hipotecas.com concede todos sus préstamos hipotecarios sin vinculación.
Tan solo es necesario contratar un seguro de hogar (el requerido por ley) con cualquier entidad.  Además, Hipotecas.com tampoco cobra ningún tipo de comisión en cualquiera de sus préstamos hipotecarios. Por lo que es posible firmar una hipoteca variable con un interés de euríbor +1,59 % durante toda la vida sin ningún tipo de comisiones y sin pagar de más por cualquier otro producto.
Hipotecas con solo dos productos vinculados
La única entidad que oferta un préstamo hipotecario con solo dos productos vinculados es Mediolanum a través de la Hipoteca Freedom +. Tan solo es necesario contratar un seguro de vida y domiciliar la nómina para firmar un competitivo interés de euríbor + 1,09 %. Además, esta hipoteca es compatible para compra de primera y segunda vivienda, así como para construcción y reformas.
Hipotecas con tres productos vinculados
Según el comparador HelpMyCash.com, tres es el número máximo aconsejable de productos vinculados que debería tener una hipoteca. Aunque depende del tipo de vinculación, de la oferta hipotecaria y de las necesidades de cada perfil.
A partir de tres productos vinculados, la oferta bancaria es más variada y numerosa, sin embargo, por sus condiciones especiales, destacan dentro de este abanico hipotecario dos hipotecas: la Hipoteca Naranja de ING DIRECT y la Hipoteca Sin Más de Bankinter.
La Hipoteca Naranja es una de las opciones más competitivas, ya que tiene un interés muy bajo a euríbor + 0,99 %, un plazo de hasta 40 años, está libre de comisiones y solo requiere domiciliar la nómina, un seguro de vida y un seguro de hogar.

La Hipoteca Sin Más de Bankinter es el único préstamo hipotecario que cuenta con la dación en pago por contrato, por lo que la convierte en una hipoteca única en el mercado. Además, sólo exige vincularse con un seguro de vida, un seguro de hogar y domiciliar la nómina. A cambio, Bankinter ofrece un interés de euríbor + 1,20 % a partir del segundo año y hasta un máximo de 30 años.

Los secretos de tu hipoteca

Los secretos de tu hipoteca

A la hora de firmar cualquier contrato, conocer en profundidad los pequeños detalles que se esconden en la letra pequeña nos puede evitar numerosos disgustos en el futuro. Esto resulta especialmente relevante a la hora de firmar documentos como nuestra hipoteca: un crédito que nos obligará a soportar una carga económica importante durante las próximas décadas. Con el propósito de ofrecer al consumidor la máxima información al respecto, el comparador financiero HelpMyCash.com ha creado una guía gratuita sobre la letra pequeña de las hipotecas.
¿Cómo puedo consultar los detalles de un préstamo hipotecario?
Si bien podemos encontrar información sobre las hipotecas tanto en folletos, como en las cristaleras y los portales virtuales de los bancos, lo cierto es que se trata de una información escasa que puede distar mucho del producto final que nosotros contratemos. Esto se debe a que las hipotecas no son un producto cerrado, sino que se adaptan al perfil de cada consumidor.
Para saber cuál es la oferta real que el banco nos puede proponer, tendremos que pedir la llamada FIPER o Ficha Informativa Personalizada. En este documento gratuito y no vinculante, el banco  nos presenta una oferta que se ajustará realmente al producto que terminaremos contratando y que contiene la información más relevante.
¿En qué me tengo que fijar?
A pesar de que cada contrato hipotecario es un mundo y de que en muchas ocasiones los bancos utilizan un vocabulario propio para referirse a los mismos conceptos, existen algunos puntos esenciales iguales en cada caso, a los que tenemos que prestar especial atención:
El tipo de interés de la hipoteca
¿Tiene un interés fijo, mixto o variable? Y más importante aún, ¿cuál es el índice de referencia? Aunque entorno al 90 % de las hipotecas que existen en nuestro país son variables y de estas, el 90 % están ligadas al euríbor, existen otros índices a los que se puede ligar nuestro préstamo hipotecario y que tienen un impacto directo en nuestra mensualidad. Aquellos que tengan euríbor, están disfrutando en la actualidad de cuotas bastante menores que aquellos cuya hipoteca tenga el IRPH como subyacente.
Además de fijarse en el índice de la hipoteca, también tenemos que prestar atención al índice que puede servir como substituto en caso de desaparición del original. Por ejemplo, en muchas hipotecas se indica que en caso de desaparición del euríbor actual, el sustituto será el IRPH entidades, lo que supondrá el aumento directo de casi dos puntos porcentuales en nuestro interés.


Vinculación requerida
En ocasiones, un atractivo tipo de interés viene dado en función de que contratemos toda una serie de productos adicionales con la entidad. El principio es sencillo: cuanto mayor sea la vinculación, menor será el interés.
La FIPER debe contener todos estos productos que mejoran la cuota de nuestra hipoteca, pero que tienen un coste en particular, puesto que terminan teniendo un impacto notable en nuestra cuota mensual.
Comisiones que se aplican
Las comisiones también representan una fuente de ingresos importante de las entidades. Si bien hay algunos cargos que pueden no llegar a aplicarse nunca (como los de novación, subrogación o amortización, que solo se aplican si llevamos a cabo dichas operaciones), lo cierto es que asegurarse o, al menos, intentar que no figuren en nuestro contrato puede ahorrarnos cientos o, incluso, miles de euros a lo largo de la vida de nuestro préstamo.
Cláusulas… ¿abusivas?
Existen algunas cláusulas que han despertado un gran rechazo por parte de la sociedad y que han llegado a popularizarse como “cláusulas abusivas”. Cabe decir que este término sólo puede ser empleado después de que un juzgado así lo haya considerado, en base a una serie de condiciones. A pesar de lo anterior, casos como el de las cláusulas suelo han sido objeto de multitud de demandas.
El suelo hipotecario ha sido considerado nulo en varias ocasiones, siendo considerado abusivo por la falta de transparencia al no aparecer precisamente en la FIPER, ni haber sido explicado en particular a los nuevos clientes.
A raíz del rechazo del suelo, los bancos están apostando por una versión menos dañina para el cliente: las llamadas cláusulas cero, cuyo objetivo es evitar que sea el banco el que pague intereses a los clientes por su hipoteca. Esta cláusula funciona como un suelo, con la diferencia de que sólo se activa si el cómputo del valor del índice de referencia de nuestra hipoteca más el diferencial es inferior a cero. Es importante comprender que esto no significa que no continuemos pagando el capital, sino que sería el banco el que nos pague por ello. Todo un verdadero contrasentido.


No es país para hipotecas fijas

No es país para hipotecas fijas

A pesar de que a lo largo del último año y, en especial, de lo que llevamos de 2016 la banca ha potenciado notablemente su cartera de hipotecas fijas, en la práctica España sigue siendo un país a tipo variable. Así lo refleja el último informe del INE sobre hipotecas, según el cual el 89 % de las nuevas hipotecas firmadas en febrero son a tipo variable. El comparador financiero HelpMyCash.com nos da las claves de por qué las hipotecas fijas no tienen tanta aceptación.
La banca busca abrigo en el tipo fijo
En un escenario de tipos de bajos, con el euríbor cotizando en negativo y el tipo de interés del dinero congelado, los bancos divulgan a bombo y platillo un producto financiero extraño para los españoles. A diferencia de otros países europeos como, por ejemplo, Francia, en España las hipotecas fijas nunca han gozado de popularidad y no han llegado a enraizarse en la cultura financiera, algo que se sigue notando pese a que los bancos han rebajado el interés de las hipotecas fijas a más de la mitad.
Hasta hace un año era prácticamente imposible encontrar en nuestro país una hipoteca a tipo fijo con un interés por debajo del  5 %, lo habitual era que este tipo de préstamos presentaran intereses de entre el 5 % y el 7 %. Sin embargo, el descenso prolongado del euríbor a 12 meses y su posterior hundimiento en valores negativos ha provocado que la banca apueste por el tipo fijo para paliar la situación.
¿Por qué los españoles siguen apostando por las hipotecas variables?
Según el comparador financiero HelpMycash.com una de las primeras razones por las que el tipo variable sigue dominando en el panorama hipotecario es porque a corto plazo es más barato. Aunque a día de hoy es posible firmar hipotecas fijas con un interés por debajo del 2 %, las hipotecas variables siguen siendo más barata los primeros años,ya que el euríbor cotiza por debajo de cero (-0,010 % abril) y los diferenciales rondan el 1 %.
El segundo motivo es el valor de la cuota, que es más elevado en las hipotecas fijas que en las variables, ya que el plazo es más corto. Actualmente los bancos conceden un plazo medio de 20 años para los préstamos hipotecarios a tipo fijo y un plazo de 30 años para las variables. Además, en las hipotecas fijas, cuanto más bajo es el plazo menor es el interés, por lo que para disfrutar de un tipo fijo al 2 % hay que firmar un plazo de 10 años, aproximadamente. Esta circunstancia provoca cuotas bastante más elevadas que no están al alcance de todos los bolsillos.
Y en tercer y último lugar, las hipotecas fijas tienen más comisiones y más caras. Por lo general, este tipo de préstamos suele incluir comisión de apertura y es frecuente también la comisión por desistimiento total y parcial. Pero, además, las fijas a diferencia de las hipotecas variables incluyen la comisión de riesgo por tipo de interés, que oscila entre un 0,5 % y un 5 %. Esta comisión se cobra por subrogar la hipoteca y amortizar total o parcialmente la hipoteca (además de la posible comisión de amortización). Este hecho provoca que el consumidor esté atado de pies y manos a la hora de hacer cambios en su préstamo hipotecario, puesto que le saldrá muy caro.


Las hipotecas fijas se ponen de moda

¿Las hipotecas fijas son realmente el producto de moda?

Que las hipotecas a interés fijo están en su punto más bajo que nunca en términos de interés no es ningún secreto. Basta con ojear las ofertas de las diferentes entidades para contrastar los actuales tipos bajos que se aplican a este tipo de préstamos. A raíz de esto, son numerosos los portales que se han lanzado a anunciar que este tipo de hipotecas suponen en la actualidad el 40 % de los nuevos contratos que se firman. El comparador HelpMyCash.comanaliza esta situación, para contrastar hasta qué punto esta noticia es acertada.

¿Qué dicen exactamente los estudios publicados?

Según los datos publicados en el último boletín trimestral de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), que realiza una división de los préstamos en función de la estructuración del interés, los nuevos préstamos firmados con un interés fijo menor a un año descienden paulatinamente desde el 90 % de febrero de 2007, hasta un 58,5 % actual. Estas hipotecas son las consideradas de tipo variable, tradicionalmente el producto más vendido en nuestro país, que pueden contener también una etapa de un año a interés fijo.

En el segundo grupo encontramos las hipotecas que aplican un interés fijo con una duración de entre uno y 10 años. Estas hipotecas han experimentado un crecimiento de entorno al 6 % de los nuevos préstamos hipotecarios en febrero de 2007, hasta convertirse en el 33 % de las nuevas hipotecas. Son las llamadas hipotecas mixtas, ya que durante su vida experimentarán un tramo de interés fijo y otro ligado a algún índice de referencia como el euríbor.

Finalmente, el porcentaje restante pertenece a las nuevas hipotecas firmadas con un tipo de interés fijo de más de 10 años, lo que viene siendo un 8,5 %, porcentaje que contiene tanto las hipotecas mixtas con un tramo de interés fijo de más de 10 años, junto con las hipotecas a tipo fijo. Esta cifra concuerda prácticamente con la fijada en el último informe del INE, que cifraba el porcentaje total de nuevas hipotecas firmadas con un interés fijo al 10,8 %. Algo que dista mucho de representar el 40 % de las nuevas hipotecas.

Las hipotecas mixtas, crecen en silencio
La lectura de la estadística nos viene a indicar que aunque sí que es cierto que se nota un repunte de las hipotecas a tipo fijo, estas aún están lejos de representar una cuota de contratación relevante. Queda por ver su evolución durante los próximos meses.
Lo que sí que podemos destacar es el paulatino aumento de las llamadas hipotecas mixtas, las hipotecas cuya vida de interés se divide en un tramo fijo al comienzo y otro variable después. Merece la pena reflexionar sobre este producto ya que, a día de hoy, se da el panorama más desfavorable para la contratación de este tipo de préstamo hipotecario.
Las razones son de peso: elegir un tipo fijo a 5 o 10 años en la actualidad y variable después significa lanzarse a una hipoteca que nos obligará a pagar entre un 2 % y un 2,50 % durante los primeros años, desaprovechando el actual escenario de euríbor a mínimos históricos.

Después, aunque no podamos prever la evolución del euríbor, el comportamiento esperado del índice es que tienda a subir, por lo que no llegaríamos a disfrutar del ahorro que permiten los tipos bajos actuales en ningún momento.

Enemigos de los hipotecados

Tres villanos hipotecarios: vinculación, IRPH y suelo

La excesiva vinculación, el IRPH  y el suelo hipotecario son los tres enemigos más peligrosos de cualquier préstamo hipotecario. El comparador financiero HelpMyCash.com nos muestra cuáles son los efectos negativos de contar con cualquiera de ellos en la hipoteca.

La vinculación ata
Uno de los principales enemigos de las hipotecas modernas es la vinculación o, mejor dicho, la excesiva vinculación. Los bancos, para paliar el escenario de tipos bajos, ofrecen hipotecas con intereses muy bajos a cambio de contratar varios productos con coste, que incrementan el coste de la operación y atan a la entidad.
Por ejemplo, una hipoteca de 100.000 euros a 25 años, ofrece un interés de euríbor + 0,90 % a cambio de contratar un seguro de vida por 350 euros al año, un seguro de hogar por 250 euros anuales, un plan de pensiones con aportación anual de 2.000 euros, domiciliación de nómina y tarjeta de crédito con un mínimo de 6 movimientos trimestrales. La cuota sería de 372 euros, lo que al año supone un importe de 4.468. Pero a este importe habría que sumarle el coste de los seguros y del plan de pensiones lo que reportaría una cuota anual de 7.068 euros.
La misma hipoteca sin vinculación ofrece un interés de euríbor + 1,75 % y las cuotas mensuales serían de 411 euros, por tanto al año el importe de la hipoteca ascendería a 4.932 euros. Además tendríamos que contratar de forma independiente un seguro de hogar (porque es obligatorio por ley), que en el mercado podemos encontrarlos perfectamente a 200 euros. De esta forma pagaríamos al año 5.132 euros.

El IRPH engrosa las cuotas
Hoy en día el IRPH Entidades cotiza dos puntos porcentuales por encima que el euríbor a 12 meses, por lo que un hipotecado referenciado a IRPH en las mismas condiciones que uno a euríbor, puede llegar a pagar 1.500 € al año de más por su hipoteca.
Sin embargo, no solo los hipotecados indexados a IRPH se ven perjudicados, las personas con hipotecas referenciadas a euríbor y con IRPH Entidades como sustituto también podrían sufrir las consecuencias, de un índice tan elevado, en dos escenarios:
·         Con la llegada del euríbor plus: aunque desde la Comisión Europea aseguran que el euríbor plus no será un índice nuevo, sino una mejora del actual, algunos bancos españoles sí lo creen, por lo que sustituirán al euríbor actual por el IRPH entidades más diferencial, ya que aparece contemplado como índice sustituto en los contratos hipotecarios.  Esta maniobra es abusiva porque de repente los hipotecados a euríbor pueden pasar a pagar un índice que cotiza por debajo del 0 % a uno que roza el 2 %.
·         En la revisión hipotecaria con euríbor en negativo: algunas entidades incluyen en el contrato la posibilidad de cambiar la hipoteca a IRPH, si en el instante de la revisión el euríbor cotiza a cero o en negativo.

El suelo nos cobra de más
La cláusula suelo, declarada nula recientemente por un juzgado de primera instancia, es sin lugar a dudas el principal enemigo de los hipotecados a tipo variable. Esta cláusula limita el interés mínimo que va a pagar una familia por su hipoteca, por lo que no permite pagar menos cuando el euríbor está bajo. 
Por ejemplo, para una hipoteca de 100.000 euros a 25 años con un interés de euríbor + 1 %, ahora mismo pagaríamos una cuota de 376 euros, sin embargo, si tuviéramos un suelo del 3,5 %, la cuota ascendería a 500 euros, es decir, abonaríamos 125 euros más al mes.

Hasta ahora, los afectados por el suelo podrían reclamar a su entidad los intereses pagados de más desde mayo de 2013. Sin embargo, el próximo 26 de abril el TJUE puede declarar retroactividad total en la devolución de los intereses a los afectados por suelo. El comparador HelpMyCash.com aconseja calcular cuánto dinero nos debe el banco por el suelo hipotecario a través de una calculadora de suelo gratuita

Riesgos de la carencia hipotecaria

3 riesgos que quizá no conocías de la carencia de hipoteca

Dos de cada diez hogares tienen dificultades para pagar la hipoteca, según la OCU. Una situación que obliga a muchos a buscar alternativas para no perder su vivienda. Solicitar una carencia de hipoteca es una solución que puede significar un alivio momentáneo, ya que permite dejar de pagar una parte o la totalidad de la cuota mensual. Sin embargo, desde el comparador de hipotecas HelpMyCash.com advierten que la carencia no es ni gratuita ni fácil de conseguir, por ello, se detallan tres riesgos que deberíamos conocer.

1. Aumenta el coste total de la hipoteca
Aunque la carencia de hipoteca permite reducir la cuotamensual, ya que solo se abonan intereses, tiene una gran desventaja: el coste total de la hipoteca aumenta. Por ejemplo, para una hipoteca de 150.000 euros, a 25 años y un interés de euríbor + 1 %, devolveríamos al banco un total de 31.285 euros en concepto de intereses. Si después de 5 años solicitamos una carencia de capital, los intereses aumentarían hasta 35.014 euros, es decir, que la carencia tendría un coste de 3.729 euros.

Además, debemos tener en cuenta que durante los primeros años de hipoteca se pagan más intereses que capital, por lo que resultará más cara si la solicitamos en ese periodo.

2. Se alarga el plazo de amortización
Otro problema que se desprende de la carencia es que alarga el plazo total de la hipoteca. Por ello, debemos ser muy conscientes de que la deuda se nos extenderá tanto tiempo como se haya prolongado el periodo de carencia.

En caso de que no nos importe que la hipoteca se estire, podemos valorar otra alternativa, como alargar el plazo de amortización de la hipoteca. Puede resultar más barato (si lo negociamos bien con el banco) y reduciríamos las cuotas de toda la vida de la hipoteca. 

3. La cuota vuelve a ser lo que era sin previo aviso
Hay que ser muy consciente de que después del periodo de carencia la cuota volverá a ser lo que era de repente, de un mes a otro. Así que se deben usar esos meses de “gracia” para recuperarnos económicamente o, al menos, ahorrar para poder asumir otra vez la cuota normal.

¿Cuándo conviene solicitar una carencia de hipoteca?
Debemos entender la carencia hipotecaria como una ayuda eventual, no como un recurso sistemático, ya que, como hemos explicado hasta ahora, la operación comporta un coste. Sin embargo, existen algunas situaciones en las que la carencia sí puede ser una ayuda:
  • Si justo después de adquirir la vivienda necesitamos dinero para invertir en reformas o comprar muebles.
  • Si atravesamos un problema económico puntual en el que prevemos que nos recuperaremos rápidamente.


Justicia poética

Quiero felicitar efusivamente a la persona o personas anónimas que han hecho este trabajo inmenso, que queda resumido en dos palabras: justicia poética

Aunque sólo sea una gota en el océano, me siento reconfortado con lo que estamos descubriendo Con con los papeles de Panamà. Y a partir de ahora, los malos, ya saben que nunca van a estar a salvo. 

Que cara de buenas personas tienen, de no haber roto nunca ningún plato, y todos tienen mil excusas para justificar las cuentas en paraisos fiscales. Esto me recuerda una frase, que dice: No dejes nunca que un asesino se justifique. 



El timo de la estampita 2.0

No sé si la picaresca es mediterránea porque timos también los hay de todos los colores en países anglosajones. Y en todas las épocas. En esta era, la digitalización del comercio, la banca, juegos de azar o relaciones personales ha propiciado timos a base de ceros y unos: estafas económicas digitales.

La tecnología evoluciona pero la naturaleza humana no varía. Las estafas que corren hoy en día por internet o por correo electrónico se basan en los mismos resortes, trucos y anzuelos que los timos de antaño narrados en los documentales del NO-DO que veíamos en el cine.
He aquí una comparativa curiosa de timos digitales y su equivalente analógico de la calle.
1. El tocomocho fue una de las estafas estrella de la época franquista. Un extranjero o alguien con prisa exhibía un billete de lotería supuestamente premiado que no tenía tiempo de cobrar por estar a punto de emigrar a otro país. Aparecía un tercero exhibiendo un falso diario con la lista de números premiados. Constaba el número del décimo en cuestión. El viajero aceptaba venderlo a un precio más barato para al menos cobrar una parte. El estafado lo adquiría y, cuando iba a cobrarlo, descubría que no estaba premiado.
La versión digital del tocomocho la explica la propia policía nacional en su web, dado el masivo envío de correos detectados. Te llega un correo electrónico de que te ha tocado un premio y lleva adjunto impresos timbrados con membretes oficiales de la lotería del país en cuestión. Te piden primero los datos para cobrarlo. Y finalmente un anticipo de gastos y tasas para transferirte un dinero que nunca te llegará. Lo alucinante de este timo en el que ha picado bastante gente es que ni siquiera habían jugado y aun así pretendían cobrar el premio.
2. La estampita fue otro de los grandes. Alguien haciéndose pasar por un enajenado mental iba por la calle con una bolsa de billetes diciendo que vendía estampitas. Cada billete de mil pesetas lo vendía a cien pesetas. El estafado adquiría uno y cuando comprobaba que el billete de mil era verdadero, regresaba y los compraba todos. Entregaba una gran suma para comprobar después que en la bolsa la mayoría de billetes eran falsos.
La versión digital se llama carta nigeriana. Un presunto nigeriano, heredero de una fortuna en su país, solicita ayuda para cobrar una millonaria herencia. Necesita un adelanto para los costes notariales y poder llevar a cabo la transferencia de una gran suma de dinero a nuestra cuenta. Adelantas el dinero de una herencia que no existe. El nigeriano, como el tonto de la estampita, resulta no ser tan tonto.
3. Chollo de segunda mano. Era típico de los años sesenta. Aparecía en la puerta alguien desesperado por deudas, empeñando o vendiendo relojes o joyas de la familia. Te mostraba un reloj de marca o una joya de elevado valor que vendía a un precio bajo. Quien lo adquiría se enteraba después de que el reloj o la piedra adquiridos eran falsos.
La versión digital es mucho más fina y se ha sofisticado mucho. Personas que se venden vehículos de segunda mano (motos, bicicletas de alta gama o incluso coches). Contactas, te envían fotos de cualquier detalle del vehículo (realmente lo tienen). Para el pago, el vendedor propone una página web de un tercero donde queda la mitad del pago depositado. Ese pago lo puedes recuperar si la otra parte no muestra el albarán firmado por ti. No hay nada que temer. Transfieres la mitad del dinero y al día siguiente la web de pagos seguros ha desaparecido.
4. Estafar apelando a los sentimientos. Este timo era de lo más cruel. El timador buscaba en las esquelas y se dirigía a la casa de un recién fallecido. Llamaba al timbre y traía una Biblia de colección, carísima, que supuestamente había solicitado el fallecido semanas antes. Apenados y constatando el fervor religioso del ser querido desaparecido, sin dudar, pagaban religiosamente (nunca mejor dicho) la Biblia que el muerto nunca compró.
La versión digital del engaño mediante sentimientos se dirige a corazones rotos y no a familias destrozadas. El amor. Correos electrónico de mujer del este que busca hombre del oeste. Tras unas semanas de correspondencia, se produce el envío de dinero para el billete de avión. Ya puede el estafado esperar en el aeropuerto, ya.
La lista es enorme: datos personales para robar tarjetas de crédito, trabajos desde casa falsos, tráfico de direcciones de correo, etcétera.
Lo interesante es que los timos evolucionan pero se anclan en las mismas pulsiones: chollo, pena, amor o avanzar dinero para ganar una suma enorme que no existe.

Vinculaciones en los préstamos personales

Vinculaciones en los préstamos personales: lo bueno, lo feo y lo malo

Para las entidades financieras, la contratación de préstamos personales se presenta como una oportunidad para vincular a sus clientes. En tiempos en el que un tercio de los nuevos clientes, los millennials, admiten que están dispuestos a cambiarse de banco en los próximos 90 días, de acuerdo con el informe de “The Millennial Disruption Index”, poder fidelizarlos es una oportunidad que no pueden dejar pasar.
Las vinculaciones han sido, históricamente, una mala característica cuando buscábamos financiación. Sin embargo, las relaciones con los clientes son diferentes y la forma en la que contratamos la financiación también. El comparador financiero HelpMyCash.com nos enseña las ventajas e inconvenientes de los productos vinculados a los préstamos actuales.

Lo bueno de las vinculaciones

La gran ventaja de las nuevas vinculaciones son las rebajas que nos ofrecen por su contratación voluntaria. La contratación obligatoria de productos vinculados ya es cosa del pasado y ahora los bancos ofrecen rebajas en los intereses para incentivar la vinculación. Muchas de estas vinculaciones, como la domiciliación de la nómina o de diferentes recibos, no tienen costes asociados(de mantenimiento de la cuenta asociada, por ejemplo) por lo que podremos ahorrar en intereses.
Por ejemplo, si solicitamos un préstamo de 10.000 euros a devolver en 8 años con un interés del 8 % y nos ofrecen una rebaja del 1 % por domiciliar la nómina y otra rebaja del 1 % por domiciliar 2 recibos en una cuenta sin comisiones, podemos llegar a ahorrar casi 1.000 euros simplemente contratando estos productos gratuitos y consiguiendo el crédito al 6 %.
A veces estas vinculaciones opcionales a cambio de rebajas pueden tener un coste adicional, como la contratación de seguros o el uso mínimo de tarjetas de crédito con pago aplazado, que afectará de manera indirecta el coste total de la financiación. Normalmente si la vinculación tiene un coste adicional, la rebaja suele ser mayor aunque en estos casos debemos calcular cuál de las dos opciones será la más barata.

Lo feo de los productos vinculados

Lo no tan cómodo de las vinculaciones de los préstamos son los trámites de más que tenemos que llevar a cabo. Cambiar de entidad puede hacer que se alargue el tiempo de concesión del crédito. Otra de las características “feas” de las vinculaciones es el poco margen de actuación que nos dejan ya que deberemos mantenerlas vigentes (en la mayoría de los casos) durante toda la vida del préstamo.

¿Y lo malo?

Son los costes adicionales que pueden tener y que no contamos con ellos a la hora de calcular si la financiación que estamos contratando es una buena oferta o la obligatoriedad de las vinculaciones. Por ejemplo, una entidad nos exige que contratemos una tarjeta de crédito para poder acceder al préstamo que necesitamos. En principio, no parece una mala oferta; sin embargo, nos estamos olvidando que debemos realizar un gasto mínimo al mes con el método de pago aplazado o que la tarjeta tiene un coste anual que tenemos que pagar sí o sí para poder conseguir la financiación que necesitamos.

Siempre que las vinculaciones sean de contratación opcional, que tengan ventajas añadidas como las rebajas en los intereses y que tengamos en cuenta los costes adicionales que puedan tener, estos productos no tienen por qué ser algo malo. De todas maneras, cada vez podemos encontrar más préstamos sin vinculaciones donde lo único que necesitamos es abrir una cuenta corriente en la entidad para que nos ingresen el capital del crédito. 

El misterioso estafador que actúa de noche en Lleida

Joan Balcells. Así se hace llamar la persona que ha puesto en alerta a los leridanos, a la Policía Local y a los Mossos d’Esquadra. Se trata de un hombre de entre 35 y 45 años, bajito, con sobrepeso, rubio, con barba, que acostumbra a vestir con camisa y cazadora negras, tejanos y zapatos oscuros, y que se hace pasar por conocido de sus víctimas para acabar obteniendo algo de dinero de ellas.

La voz de alarma la dio Ferran Grau, periodista de 34 años, que el pasado sábado 26 de marzo por la noche tuvo la mala suerte de cruzarse con el supuesto Joan Balcells en una zona céntrica de Lleida. Su curioso encuentro lo relataría posteriormente a través de una carta publicada en El Segre y La Vanguardia.
Extracto de la carta que Ferran Grau publicó en La Vanguardia
Extracto de la carta que Ferran Grau publicó en La Vanguardia (LV)
Ferran caminaba de regreso a casa, hacia las 23.15 de la noche, cuando de repente oyó que alguien le llamaba por su nombre. Era el tal Joan Balcells, que parecía muy emocionado, a la vez que nervioso, de haberse encontrado con el joven periodista. Enseguida hizo el amago de abrazarle, a lo que Ferran respondió apartándose un poco de él. “¿Que no te acuerdas de mi?”, le espetó enseguida el presunto estafador. “Perdona, pero ahora mismo no te recuerdo”, le respondió Ferran, según relata él mismo a La Vanguardia. A partir de ahí empezó la perorata y la actuación del misterioso personaje.
Le explicó que habían sido compañeros de Primaria. Incluso le citó nombres de alumnos de clase de la época, información que Ferran no tiene publicada en ninguna red social. También le relató que se acordaba de su padre, que era profesor de la escuela en donde ambos supuestamente habían coincidido, el Col•legi Episcopal Mare de Déu de l’Acadèmia de Lleida. A pesar de los datos facilitados, el periodista seguía sin acordarse de su interlocutor, que en todo momento hablaba con gran emoción, rememorando supuestos tiempos pasados.
Pero en un momento concreto, la conversación experimentó un giro inesperado. El tal Balcells empezó a explicar que estaba desesperado, que su padre había estado ingresado en el Arnau de Vilanova (el hospital de Lleida) porque había sufrido un ictus hacía unos días, y que esa misma tarde lo habían trasladado al Vall d’Hebron. Añadió que en ese momento no llevaba ni el móvil ni dinero encima, que había dejado a su mujer al cuidado de sus gemelos en Torrefarrera (una población a 15 km de Lleida donde, supuestamente, residía) y que necesitaba 40 euros para coger un tren a Barcelona. “¿Me los puedes prestar?”, inquirió de sopetón.
Esta es la zona por donde se mueve el presunto estafador
Esta es la zona por donde se mueve el presunto estafador (Google Maps)
En un primer instante, Ferran se negó en redondo. “Le repetí que no me acordaba de él y que no podría prestarle el dinero”, relata. Pero el presunto estafador continuó apelando a los sentimientos del periodista, que finalmente cedió a la petición. Le dio dos billetes de 20 euros, “que era todo lo que llevaba encima”, rememora. Balcells le agradeció el gesto diciéndole, con los ojos empapados en lágrimas, que “había caído del cielo como un ángel”.
Tras obtener el pequeño botín, Balcells dio por finalizada la conversación no sin antes haberle dado un número de teléfono al periodista diciéndole que le llamara en unos días para que ambos se volvieran a ver y devolverle así el dinero. Fue precisamente en ese instante cuando Ferran empezó a darse cuenta de que seguramente estaba siendo objeto de un timo. Y es que el tal Balcells, en lugar de encaminarse hacia la estación, tomó la dirección contraria. Ferran decidió seguirle. Segundos después, el presunto estafador advirtió la presencia del periodista y retrocedió hacia él. “¿Sucede algo?”, le preguntó, a lo que Ferran contestó que esperaba que no le estuviera tomando el pelo porque la estación estaba hacia el otro lado. Balcells respondió rápidamente que se había equivocado, “que los nervios le habían jugado una mala pasada”. Y se despidieron.
Horas más tarde el periodista comprobaría, a través del archivo del colegio que tenía su padre en casa, que no había ningún Joan Balcells en su clase de Primaria, ni tampoco en cursos anteriores y posteriores. También se dio cuenta de que el número de móvil que le había facilitado el presunto estafador era falso. Esta redacción ha llamado a dicho número sin obtener respuesta, a pesar de que éste existe y da tono. A Ferran, más que el dinero perdido, le preocupa que el tal Balcells supiera tantos datos biográficos de él. “Sabía por dónde me muevo, y eso que voy poco por Lleida”, reflexiona. “Es increíble”, remata.
Otros afectados
Lo más curioso del caso es que gracias a la carta publicada en El Segre, dos personas se han puesto en contacto con Ferran argumentando que han vivido una experiencia similar. Es el caso de Jordi Giné, que tuvo la mala fortuna de convertirse en objetivo del misterioso personaje una semana antes de que Ferran se topara con él. El encuentro también tuvo lugar en el centro de Lleida, en la calle Torres de Sanui, a unos 100 metros de donde coincidirían siete días después el tal Balcells y el periodista, y también de noche. Y el modus operandi fue el mismo, incluso el presunto estafador vestía las mismas prendas.
A Jordi le dijo que era familiar de Josep Balcells, un hombre que en esos días estaba instalando el aire acondicionado en el local que este leridano acababa de alquilar. “Estaba muy emocionado, intentó abrazarme desde el primer momento”, explica Jordi a La Vanguardia. En un momento de la conversación, el presunto estafador relató la historia de su padre enfermo. “Me dijo que había tenido un ictus”. Incluso le explicó que le quedaban “pocas horas de vida”. A Jordi le impactó la historia del ictus ya que su padre había sufrido uno hacía poco tiempo. “Y él conocía el nombre de pila de mi padre. No paraba de decir qué gran persona que era, que lo quería mucho”. Al final el tal Balcells acabó pidiendo dinero a Jordi para coger un taxi a Barcelona, y éste le dio un billete de 20 euros. “Cuando llegué a casa, desperté a mi mujer y le dije que creía que me habían estafado 20 euros sin casi darme cuenta”, recuerda.
Más víctimas
La Vanguardia ha tenido conocimiento de una tercera persona que también ha padecido las habilidades persuasivas del falso Joan Balcells. Fue en el mismo mes de marzo, en el centro de Lleida y de noche. Y todo parece indicar que ni esta última persona, ni Ferran, ni Jordi han sido las únicas víctimas del presunto estafador. Los Mossos d’Esquadra de Lleida han confirmado a esta redacción que tienen registradas hasta media docena de denuncias de personas que dicen haber sufrido una experiencia similar con el mismo individuo. Incluso este tipo de estafa tiene nombre: la estafa del falso amigo.
Los Mossos explican que “esta estafa la llevan a cabo personas muy hábiles y especializadas, individuos que hablando pueden extraer información de una persona sin que ésta sea consciente de haberla dado”. Añaden que el modus operandi siempre es el mismo: abordan a las víctimas en la calle, establecen conversación y consiguen el dinero. La policía relata que normalmente piden poco dinero para que la víctima no denuncie y poder así seguir estafando sin que las autoridades tengan constancia.
Ferran y Jordi no saben si denunciarán. “Tampoco sé si es un hecho denunciable”, arguye el segundo. “No fue violento conmigo, y le di el dinero de manera voluntaria. Me lo creí todo”, añade. Según ha podido saber este diario, la policía estaría sobre la pista del presunto estafador. Quizás en breve sepamos quién se esconde tras la identidad falsa de Joan Balcells.

La nueva sentencia contra la cláusula suelo

¿Cómo te afecta la nueva sentencia contra la cláusula suelo?
El futuro de la cláusula suelo ha vivido otra fecha histórica: el pasado jueves el Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid declaró nulas todas las cláusulas suelo alegando “falta de transparencia”. De este modo, ha condenado a 40 entidades bancarias a eliminar las polémicas cláusulas y, además, a devolver el dinero cobrado de más. Desde el comparador de hipotecas HelpMycash.com nos explican cómo puede afectar esta nueva sentencia y cuál será el futuro de la cláusula suelo.

¿Los afectados por suelo recuperarán su dinero parcial o totalmente?
El procedimiento empezó en 2010, a raíz de una macrodemanda interpuesta por la Asociación de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), que representaba a unos 15.000 afectados por la cláusula suelo. En un principio, se dirigía a 101 entidades, de las cuales quedarían 40 tras los procesos de fusión.

Desde el comparador nos explican cómo nos puede afectar la nueva sentencia contra la cláusula suelo:
  • En principio, solo se podrá recuperar el dinero cobrado de más a partir de mayo de 2013, fecha en la que Tribunal Supremo declaró nulas todas las cláusulas suelo, pero en los casos en los que el cliente no hubiera sido informado debidamente. El 26 de abril el Tribunal de Justicia Europeo dictará una sentencia en la que podría exigir la retroactividad total, es decir, devolver las cantidades cobradas de más desde la firma de la hipoteca.
  • Puede que no se beneficien de la nueva sentencia los hipotecados con estudios y formación financiera, ya que se presupone que sí conocían los efectos de la cláusula suelo en la hipoteca.
  • Los que no hayan interpuesto demanda junto con la de ADICAE, deberán solicitar directamente a la entidad que les devuelva el dinero cobrado de más, ya que no se les reembolsará automáticamente.

¿Cómo puedo alegar falta de transparencia?
Esta sentencia ha marcado un antes y un después en el futuro de la cláusula suelo. Sin embargo, no solo se trata de que la eliminen del contrato, sino que para recuperar el dinero cobrado de más, se debe demostrar falta de transparencia. Algunos indicios que muestran que el banco no fue claro en la aplicación de la cláusula son:
  • Si el banco no explicó lo que era y qué efecto tendría antes de la firma del contrato. Como son productos financieros un poco complejos, hoy en día, los bancos tienen la obligación de entregar un folleto informativo con explicaciones detalladas sobre la hipoteca.
  • Si existe una gran diferencia entre el suelo y el techo. Este último es el contrario del suelo y, en principio, debe proteger al hipotecado de grandes subidas de los tipos de interés. Si hay mucha diferencia entre los dos, es decir, que el techo esté en valores a los que nunca llegará el euríbor (más del 10 %, por ejemplo), es otra muestra de falta de transparencia.
  • Si no se ha firmado una oferta vinculante o en el pre-contrato (la última oferta que nos enseñó el banco) no figuraba la cláusula suelo.

¿Cómo puedo saber cuánto he pagado de más?
De momento, se calcula que si los bancos devuelven las cantidades cobradas de más, la cifra ascendería a 5.000 millones de euros. Si eres uno de los afectados por el suelo hipotecario y no sabes cuánto dinero te debe el banco, puedes utilizar una calculadora de cláusula suelo online. Esta calculadora te permitirá saber cuánto has estado pagando de más desde la firma de la hipoteca y desde mayo de 2013, fecha de la sentencia del Tribunal Supremo.






Mejores hipotecas abril 2016

Las 3 mejores hipotecas para comprar una vivienda en abril de 2016
El año 2016 se va consolidando poco a poco como el año de las rebajas hipotecarias. Durante el primer trimestre hemos visto como muchas entidades bancarias han ido rebajando sus hipotecas y aumentando su oferta.  Ahora podemos encontrar hipotecas variables con diferenciales por debajo del 1 % o fijas con un interés inferior al 2 %. El comparador de productos financieros HelpMyCash.com nos presenta tres de las mejores hipotecas para adquirir una nueva vivienda este mes de abril de 2016.

1. La mejor hipoteca variable
Los diferenciales de las hipotecas en 2016 quedan lejos del 2,50 % que se comercializaba hace menos de un par de años. Actualmente, encontramos ofertas como la Hipoteca Naranja de ING Direct con diferenciales por debajo del 1 %. En el caso de ING Direct, se oferta a euríbor + 0,99 %, con una financiación del 80 % a 40 años, uno de los plazos más largos del mercado.  Además, uno de los principales atractivos de esta hipoteca es que está totalmente libre de comisiones y como vinculación solo exige domiciliar la nómina y contratar dos seguros: vida y hogar.

2. La mejor hipoteca fija
2016 también se está consolidando como el año de la revolución de las hipotecas a interés fijo. En España, la oferta de hipotecas fijas siempre había sido residual, pero en los últimos meses muchos bancos están apostando fuertemente por éstas para contrarrestar los bajos valores del euríbor. Entre las mejores ofertas, destaca la Hipoteca Fija de Bankinter al 1,80 % TIN a 10 años, el interés más bajo del mercado. Para plazos de 15 años, el interés es del 2,10 % TIN y a 20 años del 2,50 % TIN. Esta hipoteca financia hasta un 80 % de una primera vivienda y un 60 % si es una hipoteca de segunda vivienda. Además, solo exige domiciliar nómina y recibos y contratar un seguro de vida y otro de hogar, con una comisión de apertura del 1 %.

3. La hipoteca sin comisiones ni vinculación

El comparador HelpMyCash.com recuerda que antes de lanzarse a la firma de una hipoteca hay que analizar con detalle la letra pequeña y considerar que el precio de éstas no solo se compone del interés, sino que también hay que tener en cuenta las comisiones y la vinculación. Por ello, una buena opción para este mes de abril es la hipoteca comercializada por la entidad Hipotecas.com, totalmente libre de comisiones y productos vinculados. Con la Hipoteca Variable a euríbor + 1,59 % no hará falta ni domiciliar la nómina, ya que el único requisito es adquirir un seguro de hogar, pero puede hacerse con cualquier compañía aseguradora. Además, la hipoteca financia hasta el 80 % de la vivienda con un plazo de 30 años. 

Consejos para no endeudarte más por culpa de un préstamo

3 consejos para no endeudarte de más por culpa de un préstamo

Es un hecho que las entidades financieras ofrecen más y mejores préstamos tanto a los hogares como a las empresas. La mejoría de la situación económica de nuestro país y las medidas tomadas por el BCE han animado a la banca a abrir el grifo del crédito, cerrado a cal y canto durante los primeros años de la crisis. Sin embargo, la recesión ha dejado una importante lección a los solicitantes de préstamos: no conviene pedir financiación sin antes tomar una serie de precauciones. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com avisan que es muy importante tener en cuenta las claves que veremos a continuación para evitar endeudarse de más por culpa de un préstamo.
Comparar ofertas para encontrar el crédito más barato
Es fundamental que comparemos los préstamos de varias entidades para encontrar el que se ajuste más a nuestras necesidades de financiación y a nuestro perfil económico. Para hacerlo deberemos fijarnos, sobre todo, en la tasa anual equivalente(TAE), pues incluye tanto el tipo de interés de un crédito como sus comisiones. También tendremos que tener en cuenta otros gastos, como el coste de los productos vinculados o los posibles pagos a terceros.
Actualmente, las entidades financieras online son las que ofrecen los mejores préstamos al consumo. El Crédito Proyecto de Cofidis, por ejemplo, tiene un interés de a partir del 4,95 % TIN (desde el 5,06 % TAE), mientras que el Préstamo Naranja de ING Directtiene un interés del 5,95 % TIN (desde el 6,11 % TAE). Ambos productos no tienen comisiones ni productos vinculados y se pueden contratar sin tener que cambiar de banco.
Ajustar el importe de las cuotas al nivel de ingresos
La mayoría de las entidades nos dejarán escoger el plazo de reembolso que más nos convenga, lo que nos permitirá ajustar el importe de las mensualidades del préstamo contratado a nuestro nivel de ingresos. Sin embargo, cuando elijamos el plazo debemos tener en cuenta que si tardamos muchos meses o años en amortizar un crédito, se devengarán intereses durante más tiempo, por lo que al final tendremos que pagar más dinero a la entidad prestamista. Por ello, es importante elegir un plazo que no sea demasiado largo pero que, a la vez, nos permita reembolsar el dinero prestado de una manera más o menos cómoda.
Gestionar correctamente el endeudamiento

En consonancia con el punto anterior, cuando elijamos el importe de las mensualidades del préstamo, debemos tener en cuenta que no es recomendable dedicar más del 40 % de nuestro presupuesto al pago del conjunto de nuestras deudas, aunque algunos expertos rebajan ese porcentaje hasta el 35 %. En ese sentido, desde el portal de educación financiera del Banco de España, la página Finanzas para Todos, afirman que el ratio de gastos fijos por préstamos dividido por los ingresos no debe superar el 15 % o el 20 %, dependiendo de nuestra edad. Ese ratio se puede conocer gracias a la calculadora del nivel de endeudamiento del portal.  

El IRPH como índice de compañía

Se acepta IRPH como índice de compañía

La cotización en negativo del principal índice de referencia de las hipoteca españolas ha levantado una nube de polvo acerca de las posibles maniobras que la banca podría sacarse de la manga, para frenar la hemorragia de intereses. El comparador financiero HelpMyCash.com nos advierte de una de las tácticas empleadas por los bancos más previsores: referenciar la hipoteca al IRPH Entidades más un diferencial, si el euríbor deja de existir o cotiza negativo.

El IRPH + diferencial como sustituto no es negociable

Es habitual que en la mayoría de los contratos hipotecarios, las entidades reflejen un índice de referencia sustituto por si el índice principal desaparece. En las hipotecas con euríbor a 12 meses el más empleado es el IRPH Entidades
Lo que hasta ahora no era muy común, es que el contrato hipotecario estipulara que el banco tiene vía libre para sustituir un índice que cotice al 0 %.
La incorporación del IRPH como índice auxiliar tiene una letra pequeña y es que mantiene el diferencial, por lo que si una hipoteca tenía euríbor más 1 % mutará a IRPH + 1 % y el interés total se disparará, ya que el IRPH cotiza al 2 % y el euríbor al -0,008 %.
La fórmula sustitutiva IRPH más diferencial no es negociable, por lo que los hipotecados que tengan revisión del préstamo hipotecario en los meses que el euríbor cotice a cero o en negativo y tengan esta condición en su contrato,  podrían pasar a pagar una hipoteca con IRPH + diferencial.

Pasar a IRPH incrementaría la cuota en 100 euros
Una hipoteca a 25 años, con un capital pendiente de 100.000 euros y un interés de euríbor más 1 %, con revisión en marzo, tiene una cuota mensual actualmente (aplicando euríbor de febrero de 2015) de 388 euros y anual de 4.700 euros.
Si en la revisión de marzo se aplicara el euríbor actual, el importe de la cuota mensual sería de 377 euros y el coste anual de 4.524 euros. Sin embargo, si nuestra hipoteca incluye una cláusula que estipula un cambio a IRPH más un diferencial cuando el euríbor está en negativo o al 0 %, la cuota que tendríamos que asumir escalaría hasta los 475 euros mensuales y a los 5.700 euros anuales.
El cambio generaría un incremento del coste del préstamo hipotecario de 100 euros mensuales y 1.200 anuales.

Si hemos firmado una hipoteca con esta propiedad, poco podemos hacer, pero si vamos a firmar un préstamo hipotecario debemos comprobar si se incluye esta condición. Ya que, aunque no podamos negociar la incorporación del IRPH más un diferencial como índice sustituto, si podremos intentar negociar la posibilidad de que no se contemple este cambio cuando el euríbor esté en negativo