Mostrando entradas con la etiqueta MLM. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MLM. Mostrar todas las entradas

El secreto del éxito, la estafa legal

La memoria es débil en asuntos de dinero, sólo basta recordar Afinsa y Forum Filatélico. Tarde o temprano tenia que llegar, y la crisis ha sido la semilla y la excusa perfecta para importar el mundo del multinivel de sudamérica, donde florencen al filo de la ilegalidad, al abrigo de la miseria y la incultura popular. 

Estos negocio  atrae a un tipo de personas que buscan euros a céntimo, ya especularon con la vivienda, con Afinsa, con el oro, los cigarrillos electrónicos, despues se disfrazaron de pobres y se metieron en la PAH para conseguir la dación y ahora el multinivel. 

España es el paraiso de los estafadores y los delincuentes, que bajo el brazo lento de la ley se aprovechan para hacer sus estafas, con buenos abogados que conocen las lagunas legales.


Algunas de las franquicias multinivel mas populares.

'Equipo de Investigación' estrena 'El secreto del éxito', un programa que se centra en las empresas multinivel. El programa de Gloria Serra pone el foco en este sistema de trabajo que nació en Estados Unidos y que ahora triunfa en España. Prometen mucho más que un negocio: una oferta irresistible en tiempos de crisis. Con ella, estas empresas han crecido como la espuma en España y ya tienen una legión de seguidores. Más de 160.000 personas que se reúnen por toda España, comparten estrategias de venta… Pero la clave del negocio está en conseguir nuevos distribuidores 

Tienen la estructura de secta, te ofrecen dinero fácil y rápido, todo orquestado por personajes de la calaña de Santiago Fuentes Jover que ya estafó cientos de millones en Finanzasforex.

Que tienen en común estos nombres: Mary Kay, Herbalife, Organo Gold, 4Life, Amway, Avon, Sanki, Vemma, Red Natura, Mas Natural, Usana, Your Health, Wun, Tupperware, Xango, Talk Fusion, GVO, Empower Network. Todas son empresas multinivel, todas tienen buenos abogados para defender que trabajan dentro de la ley. 




Negocios piramidales que se convertiran estafas

Recibo muchas propuestas de negocio multinivel MLM, que borraba directamente, pero he pensado que puede resultar más útil publicar los nombres de negocios piramidales que pueden ser tendencia los próximos meses, para prevenir que futuros incautos pierdan su dinero ... i si no, al tiempo.

AUTOMATICMOBILECASH.COM
 

BNG INTERNATIONAL continua el negocio de WISHCLUB

WAKEUPNOW

ENADCO.TV 

COLIGUS.ORG

WISHCLUB.COM ha caido estafando a 70.000 gilipollas

ANUNTIOMATIC.COM

DERROTALACRISIS.COM



LITEFOREX.COM

VIDCOMMXC.COM

NEURS.NET

FORMULAFACIL.COM

Rogério, la otra cara de un triunfador

Rogério Alves da Silva se mueve como un telepredicador. Tiene tablas, labia y maneja las pausas con la soltura de un pastor televisivo. “Pido a Dios que me proteja. Tengo una misión muy grande”, reveló en junio ante 700 seguidores en el auditorio de un hotel de Madrid.
La misión de este brasileño de 22 años consiste en promocionar WishClub, una compañía multinivel que promete ganancias por ver anuncios en Internet y distribuir una revista. Desembarcar en el negocio cuesta entre 225 y 1.125 euros.
Enfundado en un traje negro, Alves se presenta sobre los escenarios como el fundador aunque su nombre no aparece en la sociedad. Dice haber captado 200.000 inversores en dos meses. Y pilotar una empresa que figura “entre las 300 [más importantes] de España”. Proyecta su imperio hacia 52 países desde un enjambre de oficinas en Alcobendas, Madrid. Ahí pasa las tardes asesorando a futuros emprendedores, según una trabajadora que se niega a mostrar sus instalaciones. La videovigilancia cerca las dependencias. Ni Alves ni el resto de responsables de WishClub responden a EL PAíS. “Están de viaje en Brasil”, zanja una portavoz cuando se pregunta por el pasado del protagonista de esta historia.

Desembarco de líderes piramidales

El emprendedor Rogério Alves saltó de BlackDever a WishClub. Ocurrió cuando la justicia brasileña señaló a su primera compañía como un esquema piramidal. Otros empresarios españoles del denominado sector multinivel han recalado en WishClub desde TelexFree, una sociedad suspendida por operar con unmodelo fraudulento después de que el FBI aterrizara en abril en sus minúsculas oficinas en Massachusetts. El exlíder de TelexFree Juan Carlos Molina recogió un cheque de 33.000 euros en la convención que WishClub celebró en Madrid el pasado junio. Otros casos de puerta giratoria desde la pirámide son José G. o Silvia P.
Roberto Z., que se reconoce en la red Linkedin como cofundador del equipo de TelexFree, aterrizó también en el proyecto del brasileño. La pirámide bajo sospecha ha nutrido incluso listas electorales. El exresponsable de marketing de TelexFree en Brasil, Carlos Roberto Costa, se presentó como candidato del Partido Republicano Progresista. En su declaración de bienes pública registró un patrimonio que superaba los cuatro millones de euros. TelexFree atrapó los ahorros de 240.000 brasileños. Y Costa llegó a decir en plena investigación a la prensa que la sociedad había cumplido muchos sueños. La explosión de la empresa originó uno de los mayores escándalos financieros del país.
Los orígenes del precoz directivo hay que buscarlos en el número 515 de la calle General Osorio del municipio brasileño de Uberlândia. Tenía 21 años, llevaba ortodoncia y se presentaba como consejero delegado. Corría 2013 y su empresa se llamabaBlackDever. Prometía ganancias de hasta 63.000 euros al mes. Incluso, auguraba en su publicidad en la red quintuplicar los beneficios de TelexFree, una colosal pirámide que atrapó los ahorros de un millón de inversores del planeta que respondieron a la llamada de la fortuna exprés.
La justicia brasileña cerró la firma de Alves, BlackDever, después de que la fiscalía del estado de Minas Gerais acusara al veinteañero de levantar una pirámide financiera. Su negocio exigía el pago por desembarcar en un sistema que prometía miles de euros a cambio de colocar anuncios en Internet. El modelo era insostenible y requería el reclutamiento constante de inversores, según la fiscalía. De lo contrario, la arquitectura se desplomaba. La fiscal Larissa Brisola Brito desmontó la parábola del éxito. Atribuyó al veinteañero y a otros tres directivos prácticas abusivas y usar publicidad engañosa. Afirmó que el esquema perseguía recoger dinero con la baza de una alta rentabilidad. Con un capital de 33.000 euros,BlackDever llegó a mover más de 24 millones, según fuentes de la investigación. “El negocio de Rogério Alves olía mal. Solo había depósitos. No era un banco y no se vendía nada”, explica a EL PAÍS el fiscal de delitos contra el consumidor de Minas Gerais, Fernando Rodrigues, que interrogó a Alves y recuerda como “insólito” que el precoz directivo se presentara en el juzgado con ocho abogados. “Cuando le llamamos para un segundo interrogatorio, ya estaba en España”, añade Rodrigues. El fiscal se “sorprendió” de la juventud del consejero delegado, informa Carla Jiménez.
Pero el emprendedor salió del bache. Una multinivel cerraba en Brasil, otra surgía en Santa Cruz Tenerife. Se llamaba WishClub y estaba vinculada al veinteañero. La compañía nació en diciembre bajo la matriz Asblkeu y un capital de 62.000 euros. Su administrador es Ezequiel Hipólito, hemanastro de Alves, según una portavoz. Y su vicepresidente, el “entrenador de líderes” Ezequiel Meléndez. La corporación tiene seis sociedades vinculadas a la matriz, según su web. Solo dos figuran en la base de datos mercantil Informa. La mitad de sus portales no funcionaban este sábado.
BlackDever y WishClub surgieron como un sistema multinivel, recurren a imágenes de coches de lujo y viajes exóticos para atraer a inversores. Y utilizan una escalera de incentivos donde Black Diamond (diamante negro) encarna la metáfora de la fortuna: más de 60.000 euros al mes. Alves, del que se desconoce si cursó estudios superiores, presume en público de haber ganado ya 52.000 euros en WishClub. Y se hace acompañar en su nuevo proyecto de directivos de la compañía cercada por la justicia brasileña. El expresidente de BlackDever, João Mercucci, asistió a la presentación de WishClub en Madrid el pasado junio. Mercucci fue uno de los cuatro empresarios mencionados en el escrito de la fiscalía de Minas Gerais por levantar un esquema piramidal.
WishClub se desmarca de un fraude. Apunta que el grupo solo tiene 12.000 distribuidores en España, Portugal, Brasil, República Dominicana y Colombia. Y no los 200.000 que airea Alves sobre los escenarios. “Le puede la euforia. Es muy joven”, precisan. El veinteañero, añaden, carece de cargos judiciales y ha demandado a la administración brasileña por el cierre de su multinivel.
Hoy, el emprendedor que luce un ostentoso reloj, se maneja en perfecto castellano -estudió en España-, y salpica sus discursos de referencias religiosas sigue reclutando a inversores para su esquema de éxito. En una de sus últimas intervenciones, aleccionaba así a sus correligionarios. “En los últimos meses hemos aprendido que no se construye una compañía de la noche al día”.

Una pirámide de codicia

María Hernández se asoma al abismo. No puede llenar la nevera. Perderá su casa el próximo mes. Tiene 48 años. Cree que nunca trabajará. “Lo he perdido todo. Me han vendido la moto”, se lamenta esta salmantina que asegura recibir amenazas de muerte. El motivo, señalar en Internet a los responsables de su “ruina”: TelexFree, una compañía multinivel donde depositó 15.000 euros para darle un futuro laboral a su hija. Fue en marzo. Un mes antes de que el FBI aterrizara en las minúsculas oficinas de la empresa en Massachusetts y el regulador de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC en sus siglas en inglés) desmontase la farsa. Una colosal pirámide que ha atrapado los ahorros de más de 50.000 españoles, según cálculos de EL PAÍS.

Esta historia gravita sobre un pecado capital: la codicia. Un estímulo que empujó a más de un millón de inversores en el mundo a confiar desde 2012 en una propuesta sin sentido: pagar por entrar en un sistema que permitía cobrar miles de euros por copiar y pegar anuncios clasificados en Internet. Una labor de tan solo 10 minutos diarios que no requería pericia informática y ofrecía un retorno anual de hasta el 265%. Un chollo. El señuelo de enriquecerse a golpe de clic se propagó como la pólvora por Brasil (240.000 víctimas) y República Dominicana (150.000). Después recaló en Colombia, Perú… y España. El fraude planetario suma 730 millones de euros, según la SEC.

El señuelo se propagó por Brasil (240.000 víctimas) y República Dominicana (150.000) antes de llegar a España

El cordobés Antonio Rivas, de 48 años, admite ser el pionero de TelexFree en España. Importó el negocio en julio de 2012. Rivas es cantante melódico. Su especialidad son las bodas. Cobra 350 euros —más desplazamiento— por interpretar durante una hora temas como María la Portuguesa. “Sólo he ganado 4.000 euros en este tiempo. Soy una víctima más”, resume este hombre que se presenta como programador informático aunque sólo tiene el graduado escolar. Hasta cuatro exmiembros de la empresa y afectados desmontan sus cifras. Sostienen que las 38.000 personas de las que presumía en Internet de haber reclutado le habrían reportado unas ganancias diarias de 1.000 euros. “No he vivido de TelexFree. Soy el único que ha declarado sus ingresos a Hacienda”, insiste. En privado, la veintena de víctimas consultadas sostiene que la mayor parte del dinero de la compañía circulaba en B.

El exlíder de TelexFree Juan Carlos Molina

El artista melódico descubrió TelexFree a través de una videoconferencia con San Rodrigues de Vasconcelos, uno de los ocho cabecillas de la pirámide, según la SEC. Brasileño de 42 años, De Vasconcelos era el personaje idóneo para conferir épica al montaje. Un extoxicómano que salía del pozo de la exclusión aferrándose a la Biblia. Después fió su éxito a las compañías multinivel. Pero la ascensión tenía truco. En 2007 ya fue acusado por el regulador estadounidense de levantar una pirámide con la empresa Universo FoneClub. Fue condenado a pagar una multa de más de un millón de euros. Hoy, una mujer responde al otro lado del teléfono en su casa en Brasil que no conoce a aquel hombre que alardeaba de estatus en YouTube a lomos de un Ferrari. “San Rodrigues ganó más de dos millones de dólares con todo esto”, explica el cantante cordobés, que también dice estar amenazado de muerte. En su caso, por quienes le atribuyen el tejido de una infernal arquitectura que ha condenado a la miseria a miles de familias españolas.

El espejismo del dinero fácil es clave para entender este alambicado relato. “La chica que me metió conducía un BMW”, recuerda el entrenador personal salmantino Chema Guevara, de 39 años. “Mi líder ganaba 6.000 euros semanales”, añade Chus Rabado, de 37. “En las presentaciones alardeaban de haber comprado casas. Yo me quedé en bragas. Hay quien lo vendió todo para comprar muchas licencias”, remata la terapeuta argentina Valeria V. Esta mujer afirma que le dieron de lado tras entregar sus 1.080 euros. La mayoría de ellos fueron captados por una treintañera llamada Silvia. Una madrileña que presumía en privado de “ser licenciada en la universidad de la vida” y se mostraba hiperactiva cuando reclutaba a nuevos aspirantes. Hoy tampoco descuelga el teléfono.

La profesora de inglés en paro Elisabeth Hernández abrazó TelexFree como alternativa laboral. A sus 30 años, desembarcó en la pirámide tras solicitar un crédito de 5.500 euros. Fue un mes antes de que el negocio explotara. Se ha arruinado. “Un hombre sufrió un infarto tras enterarse de la quiebra. Su familia invirtió 42.000 euros”, musita por teléfono desde el Estado mexicano de Hidalgo.
El pionero en España de TelexFree, Antonio Rivas, en una de sus presentaciones

Hernández conoce el “daño” que la pirámide ha causado en Sudamérica, donde la fórmula arrasó. En Brasil, la compañía patrocinó al equipo de fútbol Botafogo y se convirtió en el segundo término más buscado de Google en 2013. El directivo del multinivel en este país, Carlos Roberto Costa, llegó a colgar en YouTube un supuesto contrato de Mapfre que garantizaba la inversión. Fuentes de la aseguradora española insisten en que jamás existió relación. Pero hay más. Los tribunales brasileños ya calificaron hace un año a TelexFree como una de las mayores pirámides financieras de la historia.

Los damnificados españoles se preparan para una cruzada en los tribunales. Ultiman una demanda colectiva por la que ya se han interesado 1.200 víctimas. Defienden que el desplome de TelexFree fue una voladura controlada. Que los jefes conocían con antelación la noticia. Y que trabajaron a contrarreloj para engordar la caja y saltar con el botín antes de la detonación. “A principios de marzo se volvieron locos por introducir nuevos socios”, indica María Hernández. Esta afectada sostiene que el rumor del derrumbe circuló entre la cúpula durante el congreso de marketing multinivel que se celebró en Madrid los días 1 y 2 de marzo pasados, ocho meses después de que la justicia brasileña tomara cartas en el asunto. En el congreso participaron los fundadores de TelexFree, los estadounidenses James Merrill y Carlos Wanzeler. Su presencia quedó inmortalizada en decenas de selfies captados por los 2.000 asistentes en un acto donde se vociferó con euforia un grito de guerra: “¡Voa, Voa, TelexFree!”, como en la película El Lobo de Wall Street. También se exhibió el salvoconducto de la ambición. Los asistentes que levantaron un dedo perseguían su primer millón de dólares. Hay quien alzó tres, según varios testigos. “Yo hice el numerito, ahora me siento como un idiota”, reconoce Paco J., un prejubilado de 54 años que ha perdido 9.000 euros y arruinó a su hijo.

Las claves del timo

1. Alguien cercano o incluso un familiar presenta la compañía como una fórmula de autoempleo. Parados e inmigrantes son los principales destinatarios de esta estructura de negocio. Los captadores garantizan las ganancias.

2. El negocio consiste en reclutar a nuevos vendedores cuyo trabajo es, a su vez, captar más distribuidores. Su labor consiste en copiar y pegar anuncios clasificados en la Red. La actividad produce —en teoría— beneficios porque posiciona a la firma en los buscadores. Además, los distribuidores deben comercializar también una tarjeta de 3.000 minutos mensuales de llamadas por Internet (tecnología Voz IP). Cuesta 36 euros. La Red ofrece gratis aplicaciones similares como Viber o Skype.

3. Entrar en la estructura cuesta entre 211 y 759 euros. Estos precios garantizan la publicación de anuncios en la web —una labor que requiere 10 minutos diarios y no exige conocimientos informáticos-. Ofrece un retorno anual de la inversión de hasta el 265%. Si aumentas las licencias, crece el tiempo que necesitas para colocar los anuncios.

4. TelexFree ofrece la opción de cobrar sin trabajar. Para ello hay que embaucar primero a una teleraña de vendedores. Los beneficios reportarán comisiones al arquitecto de la estructura.

5. Los beneficios se ingresan en dólares en unas carpetas virtuales denominadas back office. Los jefes pueden acceder a estas direcciones y a las ganancias de sus vendedores.

Un mes y medio después del congreso de Madrid, la SEC acusaba a Merrill y Wanzeler junto a otros seis directivos de idear una estructura piramidal que tenía como base las oficinas de Massachusetts y que se había propagado como un virus. Casi calcado del esquema Ponzi, como el que levantó hasta 2008 en Wall Street el financiero Bernard Madoff. El regulador alegó que los ingresos de TelexFree representaban el 1% de sus compromisos de pago.

La investigación sacó a la luz una impostura que había durado dos años. Los orígenes de Merrill conducían a una pequeña firma de limpieza de oficinas en la ciudad estadounidense de Ashland. El fundador de la pirámide carecía del título de Económicas por la Westfield State University del que presumía. Y el flamante edificio de la publicidad resultó ser un espacio de trabajo compartido con otras 28 sociedades. Merrill, de 52 años, fue detenido. Su socio Wanzeler, de 45, declarado prófugo. TelexFree pidió en abril acogerse al capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de EE UU. Un tribunal congeló sus fondos. La investigación delató que los cabecillas desviaron dinero a sus cuentas. “Ha sido una de las mayores estructuras [piramidales] de la historia”, explica desde Florida el abogado experto en esquemas Ponzi Jordan Maglich.

“Todo se fue a la mierda”, sentencia el fontanero Andrés S., un madrileño que ha perdido 3.000 euros.
Entre los pioneros de TelexFree empieza a cundir el nerviosismo. Las imágenes de los cabecillas circulan por las redes sociales. Se les señala como los culpables de la miseria ajena. Algunos intentan desvincularse de la pirámide que se desmorona para saltar a otra. Este periódico presenció cómo el exlíder de TelexFree en España Juan Carlos Molina entregó un sobre con más de 3.000 euros a la afectada Mara V. El pago se realizó en una cafetería de la estación madrileña de Atocha. Perseguía que la víctima, que perdió 5.000 euros procedentes de la herencia de su hermana, dejara de culpar en Internet al hombre que le reclutó para la estructura. “No participo en reportajes. No respondo”, zanjó Molina tras ser abordado. Este andaluz ensalza ahora en convenciones a la americana las bondades de la compañía multinivel WishClub.

TelexFree ha causado estragos. El aparejador murciano Pedro T. ha pedido un aplazamiento de su hipoteca para conservar su piso. Perdió 18.000 euros. El chófer Abel Navamuel trabaja para devolver los 4.000 euros de un amigo que reclutó. Tiene remordimientos. Y una joven peruana residente en Chile se asoma al desahucio tras confiar 50.000 euros que ya no volverán, según M. P., una colombiana que preserva su identidad para evitar amenazas y asesora a través de Facebook a centenares de españoles y sudamericanos que compraron el mensaje de la riqueza exprés a golpe de clic.

Inmaculada Torres Adán está desempleada. Tiene 35 años. Fue de las últimas en desembarcar. “Era como una secta. Te machacaban por What‘sApp. Esta madrileña ha sido la única víctima que se ha dejado fotografiar para este reportaje. Torres renunció a recuperar sus 4.500 euros. No quiso reclutar a amigos y familiares. Sospechó del fraude. “Me habría muerto de la vergüenza”. A diferencia de la mayoría de afectados, duerme tranquila.